España: una asociación de médicos pide que se prohíba fumar al volante

Una asociación de médicos, entre quienes se destacan la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), la de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) y la de Medicina de Tráfico (SEMT), han pedido mediante una carta a la Dirección General de Tráfico de ese país (el equivalente a la Agencia Nacional de Seguridad Vial argentina) que se impulsen campañas de concientización entre los conductores fumadores, y que se prohíba dicho hábito dentro del vehículo, tanto para el conductor como para los acompañantes.

Actualmente el Reglamento General de Circulación de ese país no exime del consumo de tabaco mientras se conduce. La norma sólo refleja la obligación del conductor de mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción para garantizar su propia seguridad y la del resto de integrantes del mismo vehículo, requerimientos que podrían verse afectados por el consumo de tabaco mientras se conduce.

“Una mejora de la salud y un incremento de la seguridad vial”
Los principales referentes de estas asociaciones de médicos han dejado claros los motivos por los que fumar es perjudicial a la hora de conducir un vehículo tanto para el conductor en sí como para los acompañantes. La doctora Esther Redondo, coordinadora del grupo de trabajo de Actividades Preventivas de Semergen, uno de los firmantes de la carta, asegura que el consumo de tabaco afecta a la capacidad refleja, motora y cognitiva del conductor. También es nocivo para los acompañantes o fumadores pasivos, al encontrarse éstos en un habitáculo pequeño, mal ventilado y estar expuestos a una concentración de humo treinta veces superior a las de una vivienda.

En el caso de Fernando Pérez, presidente de la SEMT, otro autor de la misiva, fumar al volante perjudica la salud del conductor, ya que puede ocasionarle cefaleas, cansancio, fatiga, elevación de la presión arterial y mala oxigenación que puede desembocar en un accidente de tráfico. En tanto el doctor Carlos Jiménez, presidente electo de Separ, manifestó que dejar de fumar “refundaría en una mejora de la salud y un incremento de la seguridad vial”.

Además, según el coordinador del Grupo de Trabajo de Tabaquismo de Semergen, José Luis Díaz-Maroto, el tabaco, considerado como una distracción al volante, ‘obliga’ al conductor a conducir con una sola mano, mientras busca el cigarrillo, lo aproxima a la boca, busca el encendedor y enciende el cigarrillo.  Sostener el cigarro impide, además, abrir totalmente la mano y tomar el volante con firmeza, según los médicos, que calculan en 4.1 segundos el tiempo medio para encender un cigarrillo.  En esos 4.1 segundos se recorren 113 metros a 100 Kilómetros por hora, una velocidad que requiere de una distancia aproximada a la de una cancha de fútbol para detener el vehículo que se conduce.

La misiva también recuerda a la DGT que las distracciones han supuesto un 32 % de las víctimas por accidentes de tráfico en 2017, y más del 60 % de los accidentes se deben a la pérdida de contacto visual con la ruta.

Fuente: Agencia EFE / Mapfre.es