¿Cómo elegir e instalar un sistema de retención infantil?

*Desde www.mamasyniñoseguros.com.ar

PASO 1: SELECCIÓN

Para seleccionar correctamente un asiento de seguridad, debe tener en cuenta que el mismo…

  • se adapte al niño: respete los consejos de peso y altura; la edad sólo es una referencia ya que dos niños de la misma edad, no necesariamente miden lo mismo, pesan lo mismo o se comportan de la misma forma.
  • se adapte al vehículo: el tipo de SRI que usted podrá instalar en un vehículo Sedán de 5 puertas, no necesariamente podrá instalarse en un vehículo Hatchback de 3 puertas. Por otra parte, es importante saber si el vehículo sólo cuenta con cinturones de seguridad de 3 puntas para la instalación o si dispone de un sistema de anclaje del tipo LATCH o ISOFIX.
  • se adapte al presupuesto: el más caro, no necesariamente es el mejor. Infórmese de lo que realmente importa ¿cumple con normativa técnica? Se va a sorprender ante la cantidad de opciones que puede encontrar en el mercado sin necesidad de endeudarse de por vida.
  • lo pueda utilizar correctamente: esto tiene que ver con las prestaciones de uso e instalación que la sillita presenta.

Los SRI, básicamente se pueden clasificar en 3 tipos de: orientado hacia atrás, hacia adelante y asientos elevadores o booster seat.

Si bien existen infinidad de modelos, no hay que dejarse impresionar por éstos, los colores y marcas; enfóquese en lo que es importante: que cumpla con una normativa técnica internacionalmente reconocida (americana, europea, brasileña, japonesa o neozelandesa).

Verifique las etiquetas de la sillita; allí va a encontrar valiosa información que proporciona el fabricante sobre: límites de peso, altura, rangos de edad, orientación de la silla, etc.

Verifique que la sillita que va a comprar tenga un manual de instrucciones disponible y en su idioma; le será FUNDAMENTAL al momento de utilizar el SRI de forma segura.

Evite comprar o recibir como regalo una sillita infantil usada o comprada en una venta de garaje, sitios de compra / venta de internet, o tiendas de segunda mano donde no se puede conocer el dueño anterior y la historia completa de ese asiento.

Un asiento de auto usado no es seguro si ha sido parte de un siniestro de tránsito (aunque haya sido leve); como vimos anteriormente, puede que los materiales estén resentidos y en caso de tener un nuevo siniestro por menor que éste sea, esos materiales tal vez no reaccionen de la manera esperada.

Si le faltan partes, etiquetas o instrucciones, tampoco es recomendable usarlo; en cualquiera de estos casos, simplemente no hay manera de estar seguro de que el asiento va a funcionar correctamente llegado el momento.

Si usted recibe un asiento de segunda mano de un amigo o familiar, por favor tenga presente que, antes de utilizarlo, es su responsabilidad investigar los siguientes datos:

  • Conocer el historial completo disponible;
  • Verificar la presencia de todas las etiquetas e instrucciones;
  • Verificar el cumplimiento de normas técnicas reconocidas;
  • Verificar que no tenga retiros del mercado o fallas solucionadas (marca, modelo y fecha);
  • Verificar la presencia de todas las partes y su buen funcionamiento
  • Que esté libre de rajaduras, remaches, etc;
  • Que esté dentro de su vida útil;

¿Vida Útil?: Sí, los asientos de seguridad, tienen fecha de expiración o vencimiento. La vida útil de un SRI varía según el fabricante y puede ir de los seis (6) a los diez (10) años. Tenga en cuenta, que como cualquier artículo de uso cotidiano, el asiento de seguridad, tiene componentes de conjunto e individuales que están sometidos a un desgaste lógico y que con el paso del tiempo puede generar el no cumplimiento de alguna o todas las condiciones de seguridad para las que fue creado.

Qué hacer con un asiento de seguridad vencido o que ha sufrido algún daño: desármelo y/o destruya sus piezas; ponga las mismas en bolsas de residuos oscuras, separadas unas de otras, a fin de que el asiento no pueda ser reconstruido. ¡Es importante que nadie más lo utilice!

 


PASO 2: ORIENTACIÓN

En este paso es clave, tener claro si el niño debe viajar mirando hacia atrás (contramarcha) o hacia adelante (a favor de la marcha)

Mirando hacia atrás

Los niños deben viajar en un asiento de seguridad mirando hacia atrás hasta que tengan al menos 2 años de edad. Es posible que durante el proceso de crecimiento (del nacimiento a los 2 años) tenga que cambiar de SRI, considerando las limitaciones de peso y altura de algunos asientos infantiles.

¿Por qué el niño debe mantenerse mirando hacia atrás el mayor tiempo posible?

Porque si ocurre una colisión frontal (el tipo más común de siniestro entre vehículos), el asiento de seguridad mirando hacia atrás permite que la cabeza, el cuello y la columna vertebral del niño se muevan de manera uniforme, reposando sobre el respaldo del asiento, no fuera de él, ya que la cabeza como hemos visto anteriormente, es muy pesada y la musculatura cervical está en pleno desarrollo y no está lista para soportar ese peso.

También se debe tener en cuenta que no todos los SRI están preparados para llevar un niño de dos (2) años en sentido contrario al de la circulación, aunque eso está cambiando rápidamente gracias a las colaboraciones entre los fabricantes de vehículos y los fabricantes de SRI.

Mirando hacia adelante

Una vez que los niños tienen al menos dos (2) años y ya no entran en una sillita orientada hacia atrás, deben pasar a viajar en un asiento de seguridad mirando hacia el frente con un arnés de 5 puntos hasta que alcanzan el peso y/o la altura máxima permitida en el asiento.

Una vez que el niño alcanza el peso y/o altura máxima permitida por el asiento, pero aun no alcanza el 1.50 metro para utilizar el cinturón de seguridad del vehículo, debe utilizar un asiento elevador o booster seat, con respaldo en una primera instancia siguiendo las indicaciones de altura, que el fabricante indique.

Esta situación presenta un dilema y muchos padres luchan con el momento de pasar a un asiento elevador (es común la presión que se recibe de los niños, los familiares y hasta de otros padre).

Si bien esta situación es entendible, lo más seguro es retrasar ese pasaje de la “sillita” al asiento elevador hasta que el niño alcanza el peso y/o la altura límite máxima de su asiento de seguridad actual. Al mantener al niño mirando hacia adelante con un arnés, hay más protección que con el uso de un asiento elevador cuya forma de sujeción al vehículo es el cinturón de seguridad de 3 puntas.

 


PASO 3: UBICACIÓN

Una vez que hemos seleccionado y definido la orientación del asiento infantil nos enfrentamos al reto de donde ubicarlo en el vehículo.

Para despejar esta duda, debemos tener en cuenta:

  • El asiento más seguro para instalar un SRI siempre es el trasero.
  • En el asiento trasero, la posición más recomendable para la instalación es la trasera central, considerando que es la que mantiene al niño más alejado de los laterales en caso de impactos de ese tipo.

Esta posición será la elegida SIEMPRE que la misma cuente con un cinturón de seguridad de 2 ó 3 puntas o un sistema de anclaje LATCH / ISOFIX; en cualquiera de los casos, es importante verificar cual es la recomendación de instalación del fabricante de la silla.

  • Si la posición recomendada no pudiera utilizarse, la siguiente posición recomendada es la trasera derecha. Recuerde que a nivel de circulación la derecha tiene preferencia y por tal es una zona a la que el conductor presta mayor atención; por otro lado, al momento de subir y bajar del vehículo, esta zona queda sobre la acera, lo que hace más seguro este procedimiento.
  • Finalmente la posición trasera izquierda será la última opción de instalación.

 

¿Qué pasa si tengo dos niños? En este caso se sugiere que el más pequeño ocupe la posición trasera central y el mayor la trasera derecha; si la posición central no fuera utilizable, entonces el más pequeño ocuparía la posición trasera derecha y el mayor la trasera izquierda.

¿Qué pasa si por algún motivo debiera ubicar el SRI en un asiento delantero?

  • Nunca ubique un SRI mirando hacia atrás frente al airbag activo del acompañante;
  • Si no hay asiento trasero, el AIRBAG DEBE ESTAR DESACTIVADO (tenga en cuenta que grandes fuerzas golpean la cabeza del niño durante el inflado del dispositivo). En este punto, queremos hacer énfasis en que esta práctica NO ES RECOMENDABLE y en algunos países está prohibida por la legislación el transporte de menores en asientos delanteros.

 


PASO 4: INSTALACIÓN

Instalar un sistema de retención infantil es más fácil de lo que piensa, siempre que esté dispuesto a:

  • Leer el Manual de la silla
  • Leer el Manual del vehículo
  • No improvisar

Hay dos formas de instalar el asiento de seguridad en el vehículo: con el cinturón de seguridad del vehículo o con sistema de anclaje LATCH / ISOFIX

Una opción es usar el cinturón de seguridad del vehículo. Colocarlo a través de la sillita siguiendo la trayectoria de la cinta. Busque las flechas o instrucciones que aparecen en la parte trasera, que muestran la trayectoria correcta que debe seguir el cinturón. En aquellas sillitas orientadas hacia delante recuerde usar la correa superior cuando se instala con un cinturón de seguridad.

La segunda opción es el uso de anclajes inferiores y correas de sujeción para niños (LATCH) para fijar la sillita al vehículo. Los vehículos relativamente nuevos incluyen este sistema, que consta de tres piezas metálicas fijadas a la carrocería, a las cuales se va a anclar la silla.

¿Cuál es la mejor forma de instalación? Correctamente utilizados, el cinturón de seguridad o el sistema LATCH / ISOFIX son igualmente seguros, pero utilizarlos en forma combinada no brinda protección adicional.  Si su vehículo dispone de ambos sistemas, elija el que sea más adecuado para usted en términos de facilidad de instalación. NUNCA debe utilizar los dos sistemas al mismo tiempo; esto no hace que la instalación sea más segura.

¿Cómo garantizar un ajuste perfecto? Una vez instalada la sillita realice la prueba de los 2.5 cm. Ubique su mano no hábil en la zona de la base o silla más cercana a donde se unen el respaldo y la base del asiento de su vehículo.

Con fuerza moderada, trate de mover la base o silla en forma horizontal. Si la misma NO se mueve más de 2.5 cm., la instalación ha sido correcta; si el SRI se mueve más de 2.5 cm. desinstale y repita los pasos.

Esta regla aplica tanto si está instalando un asiento mirando hacia atrás o hacia adelante, con cinturón de seguridad o sistema LATCH / ISOFIX.