Sólo el 20% de los menores utilizan un sistema de retención infantil

Aunque la principal causa de muerte en menores de 35 años son los siniestros viales “lamentablemente en el país no existe un cúmulo de especialistas que aborden la seguridad vial infantil, los sistemas de retención o la formación de un conductor de camión bitren”, dijo Axel Dell’ Olio, titular de la Asociación para la Disminución de Siniestros Viales (ADISIV).

“Tenemos que empezar a prestarle más atención a la problemática”, dijo tras comentar que los primeros Técnicos en Seguridad Vial y Transporte surgieron alrededor del 2012 y comenzaron “a trazar el caminito”, durante una entrevista con Telediario Federal de Río Cuarto, Córdoba.

Dell’ Olio contó que en estudios elaborados entre ADISIV-SAFE KIDS y la Federación Internacional del Automóvil (FIA), se detectó además que el 100% de los SRI de grupo 0+ (el huevito), estaban mal colocados mientras que el 75% de las butacas tenían una correcta ubicación dentro del vehículo.

“Los distintos estudios coinciden con que apenas el 20 por ciento viajaban de forma segura, quizás se llega a un 30 en todo el país”, afirmó. Lo anterior representa que 8 de cada 10 chicos van sueltos en el vehículo, y “el 12 por ciento lo hace en el asiento delantero”, añadió.

“A veces es sólo cuestión de reflexionar y valorar que un sistema de retención protege la vida de una criatura, es común que la misma persona que plantea que son caros lleve en su bolsillo un celular que no baja de los 10 mil pesos, y saca selfies divinas… ¿entonces? Parece que cuesta establecer un orden de prioridades”, reflexionó el titular de ADISIV.

Además, destacó que otra de las cuestiones más comunes planteadas por los padres es que el niño no se queda quieto. “Puede ser cierto -afirmó-, pero somos animales de costumbre, tenemos que crecer y madurar no darle la potestad a un niño de 5 años, junto con explicarle para qué y por qué debe utilizar un SRI”.

Poniendo el foco en la necesidad de concientizar, el director del programa Mamás y Niños Seguros (MyNS), contó que el año pasado se realizaron 42 jornadas de capacitación en distintas localidades del país, y en lo que va del 2018 ya se está por alcanzar la misma cantidad de visitas. “Es una pasión y entendemos que hace falta repartir información porque es muy triste cuando te convocan a una jornada tras un siniestro; en Neuquén, por ejemplo, en los primeros 4 meses del año ya se produjeron 5 casos fatales de menores”.

También destacó la controversia que plantea la diversidad de normas que se da a partir de que Argentina es un país Federal y las provincias o municipios generan sus propias leyes de tránsito. “La ley de la física es una sola, por eso recomendamos el uso de SRI hasta 1,50 de altura porque el cinturón de seguridad está diseñado y testeado para un adulto de 1.45 mts, pero desde el punto de vista legal en algunas provincias se exige hasta los 10 o 12 años y en otras nada”.

La jornada sobre uso de SRI y traslado de niños seguros en el auto, se llevó a cabo en Río Cuarto gracias a la organización del Instituto Conducción Consciente y Embarazo en movimiento, y con el apoyo de Fundación Mapfre y Safety Group.

“Cuando sentamos a un niño de menor estatura (al 1,50mts) en el vehículo y le colocamos el cinturón de seguridad, abajo, en lugar de pasar por la cresta ilíaca atraviesa la panza (zona blanda) y arriba por el cuello en lugar de la clavícula”, describió Dell’ Olio para mostrar que se pone en riesgo al menor.

Por eso es importante informarse y utilizar el SRI adecuado a la altura, peso y edad del niño. En el caso del huevito, que se debe usar desde que el bebé sale de la maternidad, “siempre se debe colocar hacia atrás por una cuestión de contextura, los bebés tienen la cabeza muy grande y no tienen musculatura cervical desarrollada, entonces si va hacia adelante, tan solo con una frenada brusca, puede sufrir lesiones”, señaló.

Al cumplir aproximadamente un año el niño pasa a utilizar la butaca del grupo 1 que durará hasta los 4 años promedio. “Se colocan hacia adelante y se pueden ajustar con ganchos ISOFIX, cuando el vehículo lo trae de fábrica”, añadió el director de MyNS.

Por último, en la etapa final, se indica el booster que se recomienda con respaldo hasta los 6 años porque mejora la posición de la columna, pero, según el especialista, “por comodidad, para que los niños apoyen la cabeza, se puede seguir utilizando hasta que alcance el metro con cincuenta y ya no utilice un SRI”.